¿Cómo hacer que una relación funcione cuando hay diferencias culturales?

Hacer que una relación funcione cuando hay diferencias culturales puede ser un dolor de cabeza a primera vista. Sin embargo, no es imposible, toca adaptarse a la cultura del otro y llegar a un punto en común en donde el interés y amor puedan prevalecer.

La American Psychological Association suele tocar temas parecidos con el fin de mejorar el bienestar emocional de manera individual y colectiva. Sin embargo, te queremos dar otros consejos importantes, porque quizás seas un migrante y te sientas inquieto con tu relación. 

¿Qué significa tener diferencias culturales en una relación?

Qué significa tener diferencias culturales en una relación

Al hablar de diferencias culturales en una relación, nos referimos a los contrastes que pueden existir entre parejas que vienen de culturas diferentes. Esto puede afectar de manera significativa su comunicación y comportamientos en situaciones comunes.

Sin embargo, es bastante común que existan parejas de este tipo, sobre todo en países grandes como Estados Unidos o cualquier lugar de Europa en donde la migración es muy relevante. No obstante, las diferencias se suelen destacar en algunos puntos más que en otros.

Hay países en donde la religión y la política son más importantes y desde allí proviene el choque cultural con cualquier grupo. El tema suele inquietar dentro de las relaciones porque les dificulta la forma de resolver sus conflictos, aunque no es imposible de llevar. 

Consejos para hacer que una relación funciona cuando hay diferencias culturales

Consejos para hacer que una relación funciona cuando hay diferencias culturales

Ahora que entendimos por qué es un tema conflictivo e inquietante, podemos brindarte algunos consejos para que sepas cómo hacer que una relación funcione cuando hay diferencias culturales. ¿Preparado? ¡Vamos a comenzar! 

1. Ten una comunicación abierta

La comunicación es vital en cualquier tipo de relación, no importa si es multicultural, de cualquier orientación sexual o edad. Es indispensable que puedas ser honesto sobre cómo te sientes con el otro, eso le ayudará a entender tu comportamiento o lo que te puede afectar.

Si tienen culturas diferentes, es posible que algunos temas sean delicados y si nunca le comunicas este punto, el otro no sabrá qué hacer, quizá para él o ella, no sea importante y para ti sea muy relevante. Comienza a trabajar esto con paciencia. 

2. Aprende sobre la cultura del otro 

Aprende sobre la cultura del otro 

Pueden existir varios escenarios, que sepas mucho de su cultura y aún no te encaje, o que no sepas nada y puedas llegar a juzgar. Sin embargo, en cualquier caso deberás aprender todo lo posible para entender lo que es más importante y evitar conflictos sobre ello.

Si amas a alguien y crees que hay suficiente interés, deberás involucrarte en su cultura hasta cierto punto, porque al fin y al cabo, forma parte de su vida y lo que es como persona. Además, no debe ser unilateral, él o ella debe hacer lo mismo contigo y habrá cosas que les gusten. 

3. Acepta las diferencias culturales 

En Estados Unidos existe la Oficina de Asuntos Culturales y Educativos la cual es manejada por el Departamento de Estados y su fin es poder promover las diferentes culturas y su correcta integración en la sociedad. Este objetivo también va ligado a las relaciones y cómo se afrontan.

Debes aprender a aceptar la cultura de tu pareja, por muy diferente que sea a la tuya, no significa que esté mal. Esto tampoco significa que debas seguirla, pero si llegar a un punto en donde no te moleste y como símbolo de respeto por el otro.

4. Se amable

No cabe duda que una de las grandes respuestas a cómo hacer que una relación funcione cuando hay diferencias culturales, va orientada hacia la amabilidad. Esto parece ser una habilidad muy escasa en algunos lugares, pero que debe prevalecer dentro de tu relación sentimental.

Sé respetuoso y amable con la cultura del otro, no sabes hasta qué punto le puede afectar. Aquellos que son agresivos y groseros sobre otras costumbres, nunca tendrán la razón a menos que eso les haga daño directamente. ¿Cómo te sentirías si insultan tus valores, religión, ideología y forma de ver la vida?

5. Encuentra puntos en común 

Encuentra puntos en común 

A pesar de venir de culturas diferentes, siempre podrás encontrar puntos en común para ambos. Al fin y al cabo, si estás en una relación, significa que algo te gustó de esa persona y su cultura no es un impedimento para que las cosas tomen rumbo.

Al aprender sobre su estilo de vida, valores y creencias, podrás profundizar sobre los puntos que tienen en común y destacarlos. Puedes haber nacido en un pueblo de Latinoamerica y tu pareja es de una gran ciudad, o viceversa. Pero están de acuerdo en muchas cosas y es carta blanca para la convivencia. 

6. Establezcan límites

Los límites son importantes en las relaciones de todo tipo, desde las familiares, románticas, amistades y de trabajo. Puedes establecer reglas  básicas con tu pareja para que las diferencias más delicadas se aprendan a limitar y evitar conflictos innecesarios.

Si sabes que a tu pareja no le gusta hablar de religión porque no es lo suyo y le hace mal, entonces lleguen a un acuerdo en donde eso no se profundice. Lo mismo para lo que puedes aceptar o no dentro de la relación y que va más allá de la cultura.  

7. Aprende su idioma

Ambos deben aprender el idioma del otro para comunicarse de manera diferente. Esto los ayudará a involucrarse mucho más. No quiere decir que seas un experto de un día para otro, quizá te cueste los idiomas, pero es ideal que hagas el esfuerzo.

También es posible que se quieran comunicar siempre en un solo idioma, pero eso no es impedimento para aprender el del otro. Estamos seguros que este es un punto en donde las cosas fluyen mejor porque se demuestra interés en todo sentido. 

8. Explicale todo sobre tu cultura

Este consejo puede estar relacionado al punto en donde ambos deben aprender sobre la cultura del otro. Sin embargo, míralo de manera individual y explica con detalle los puntos de tu cultura que son más importantes y te han definido en torno a tus hábitos.

Puedes hablarle del tipo de educación que tuviste, la comida que más te gusta, cómo ves tu entorno y lo que te afecta en relación a tu cultura. Todo eso le ayudará a entender de dónde vienes y comprender el por qué de tu comportamiento. 

9. Muestra ambas culturas a tus hijos

Muestra ambas culturas a tus hijos

Si han llegado al punto en donde tienen hijos y no saben cómo manejar esto, lo ideal es que puedan mostrar ambas culturas a su descendencia. Esto quizá sea más delicado y es completamente normal, pero pueden enseñarles creencias y puntos en común.

Al final, cuando ellos crezcan podrán decidirse por el mejor camino a seguir y con lo que se sientan a gusto. Es ideal hablarles de donde vienen sus padres, bajo qué valores crecieron y esperar que sean adultos responsables que respeten las diferencias. 

10. No veas las diferencias como un problema

Para finalizar, te queremos recordar que no puedes ver las diferencias como un problema. Sabemos que pueden ser sinónimo de conflicto, pero esto solo sucede cuando no se saben manejar ni se percatan de la importancia de los puntos anteriores.

Que el otro sea diferente en varios puntos, no significa que esté mal, tampoco que pueda afectar a tu forma de vida. Una vez que los puntos en común se destaquen, que el amor e interés esté sobre la mesa, solo te queda disfrutar y abrirte a nuevas experiencias en base a las perspectivas de tu pareja. 

Ahora sabes cómo hacer que una relación funcione cuando hay diferencias culturales. No es un trabajo que se hace de un día para otro, pero tú y tu pareja pueden ir trabajando de manera progresiva hasta llegar a un punto en donde las diferencias solo sean motivo de celebración. 

Escrito por Ángel Ramos

¡Bienvenido a Trabaja! Soy Ángel, el fundador de este sitio web. Mi objetivo al crear esta página es ofrecerte ayuda a través de contenido de calidad que responda tus dudas.

Asimismo, deseo brindarte información de calidad y gratuita para que logres mejorar tu nivel de vida y alcanzar tus objetivos.

Deja un comentario