Parque nacional Etosha, el gran lugar blanco

El Parque Nacional de Etosha es una de las áreas de tierra protegida más importantes y se encuentra al norte de Namibia, país al suroeste de África con una extensión que supera los 22,000 km². Caracterizado por sus áridos paisajes y su clima caluroso que en la cumbre del verano alcanza temperaturas de hasta 47 °C. Entre la vegetación que predominada la sabana está el mopane, la acacia, el arbusto rojo, el tamboti, y la moringa.

Etosha significa el gran lugar blanco y debe su nombre a un antiguo lago salino, que cubre una cuarta parte del parque, conocido como Salar de Etosha. Debido a los cambios medioambientales comenzó a evaporarse hasta que solo quedó un gran terreno salado donde ninguna vegetación puede sobrevivir. Cuando llueve queda cubierta por una fina capa de agua, pero muy rápidamente el nivel desciende por debajo del suelo y las sales se depositan en la superficie.

Mapa del parque nacional Etosha, el gran lugar blanco
Mapa del Parque Nacional Etosha, el gran lugar blanco. Foto ( Google)

A pesar de ello, Etosha refugia a docenas de mamíferos, diversas especies de reptiles y anfibios, más de 300 especies de aves y una de pez. El principal atractivo del parque nacional son los grandes mamíferos, que son relativamente fáciles de ver, especialmente durante la estación seca cuando se concentran en las charcas que se encuentran al sur del salar de Etosha.

Entre los grandes mamíferos se encuentran jirafas, cebras, manadas de elefantes, gacelas saltarinas, kudu, impalas, oryx, ñus y eland que abundan en la sabana. Es hogar de la mayor población de guepardos y rinoceronte negro, éste último en peligro de extinción. También se pueden observar grandes depredadores como leones, leopardos, y depredadores más pequeños como el chacal de espalda negra. Con frecuencia, estos cazadores utilizan los pozos de agua como zonas de caza.

Fotos de Parque nacional Etosha

Disfruta de estas fotos en alta resolucíon del Parque nacional Etosha

Igualmente, la pintada gris o gallina de Guinea, tórtolas de El Cabo que descienden en grupos para beber agua y cuidarse de depredadores, el drongo ahorquillado​ que no se posa para beber agua, cuervos blancos, ganga namaqua, gavilán gabar, sisón negro aliclaro, facóquero o facocero y tortugas acuáticas.

Animales como las jirafas y el oryx pueden soportar la escasez de agua y pasar varios días sin beberla, ya que su alimentación les proporciona el agua que necesitan, en el caso de las jirafas las hojas de acacia y el oryx melón salvaje y tubérculos que desentierran del suelo, además de limitar la sudoración y conservar la orina para minimizar el derroche de agua. No obstante, en épocas de sequía estos alimentos suelen escasear y ofrecer poca humedad a estos animales. Bastante diferente a los elefantes que dependen totalmente del agua.

A lo largo de las estaciones secas, los numerosos posos o charcas dispersos entre los bosques con bajo matorral y sabana, se convierten en la fuente de vida del parque, atrayendo a una variedad de animales que se reúnen para beber agua. Sin embargo, los nutrientes también son una preocupación que escasea y determina la supervivencia de cada especie, lo que les obliga a recorrer grandes distancias en busca de alimento. Como cada animal necesita agua y alimento, hay un constante ir y venir entre los pozos de agua y la búsqueda de comida. 

Etosha exhibe su cara más verde durante los períodos de lluvia intensa pero esporádica, la intensidad comienza a disminuir al final de esta temporada. Asimismo, es la época en que llegan aves migratorias de Europa y los animales tienen a sus crías, proporcionándoles mayores posibilidades de supervivencia, debido a esto, la vida es más abundantes en todo el parque. 

Deja un comentario